22 años de Chernóbil | Ciencia y Ecología | DW | 26.04.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

22 años de Chernóbil

Flores y velas recuerdan hoy en Ucrania, Rusia y Bielorrusia a las víctimas del desastre nuclear atómico del reactor de Chernóbil, del que hoy se cumplen 22 años.

default

Flores para las víctimas mortales de Chernóbil. Monumento recordatorio en Kíev, Ucrania.

En numerosas ciudades ucranianas ciudadanos depositaron ramos y coronas de flores y encendieron velas ante los monumentos en honor de las víctimas, informó la agencia Interfax.

Aún cientos de lugares alrededor del lugar de la tragedia se encuentran contaminados y siguen siendo peligrosos para la salud de los ciudadanos, destacó el ministro de Protección Civil ucraniano, Vladimir Schandra, en Kiev.

En 500 lugares habitados la contaminación de alimentos con cesio, un producto radiactivo, sobrepasa los límites permitidos, añadió.

Número de muertos, incierto

Ukraine Geisterstadt Pripjat nahe Tschernobyl

Parque de diversiones fantasma en la ciudad de Pripiat (anteriormente 47.000 habitantes), cerca de Chernóbil, abandonada precipitadamente después del accidente.

Hasta la ahora no se conoce la dimensión exacta de los daños a consecuencia de la catástrofe del 26 de abril de 1986 en Chernóbil, en el norte de Ucrania.

Mientras un estudio central dirigido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé a medio plazo la muerte de como máximo 4.000 personas, los críticos de la energía nuclear hablan de hasta 100.000 muertos.

Grandes déficits de seguridad

La planta atómica de Chernóbil tenía cuatro reactores con capacidad para producir 1.000 MW cada uno.

De 1977 a 1983 comenzaron a funcionar sucesivamente los cuatro, el accidente frustró la terminación de otros dos reactores que estaban en construcción.

El diseño de esos reactores no cumplía con las exigencias de seguridad que por entonces ya se imponían a todos los reactores nucleares de uso civil en Occidente. El más importante es que carecían de caparazón de contención.

DW recomienda