1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

2008: ¿año de acero?

Tras años de crecimiento sin precedente, el sector de acero en Alemania se enfrentará a tiempos inciertos en 2008. Las causas son numerosas, desde la debilidad del dólar hasta la crisis de créditos en el mundo.

default

Buscando el acero del futuro, en Düsseldorf.

Tras años de crecimiento sin precedente, el sector del acero, uno de los más importantes en Alemania, se enfrentará a tiempos inciertos en 2008. Las causas son numerosas, desde la debilidad del dólar hasta la crisis de créditos en el mundo.

Exportadores afectados

En declaraciones a agencias informativas, el presidente de la Asociación de la Industria Metalúrgica Alemana, Dieter Ameling, afirmó que la debilidad del dólar estadounidense afectará particularmente a industrias exportadoras como la automovilística y la de ingeniería eléctrica.

Los fabricantes de vehículos automotores, prosiguió, verán reducida la demanda como producto de las preocupaciones por el aumento en las emisiones de dióxido de carbono.

Los trabajadores del acero en Alemania prevén que la producción se reducirá a 48,5 millones de toneladas de acero sin procesar. Esto signfica una reducción respecto de los 48,6 millones producidos en 2007.

"Nuestro cliente más importante es la industria automovilística", dijo Ameling. “Pero la tendencia a adquirir vehículos ha decredido de manera considerable”.

Se espera fuerte demanda de Asia

Sin embargo, la industria metalúrgica mundial mantiene cierto optimismo, sustentado en que habrá una fuerte demanda de acero por parte de China y las economías emergentes de hacia a lo largo de 2008. Esta, dicen los industriales, ha sido la tendencia en los últimos años.

Mayor competencia

Si bien Alemania resentirá estos embates, el sector metalúrgico mundial seguirá consolidándose. Ameling mencionó el caso de los productores australianos BHP Billiton y Rio Tinto, que podrían fusionarse el año que viene. En este sentido, el representante de la industria alemana del acero confió en que las autoridades europeas en materia de competencia autorizarán dicha fusión.

Otra razón por la que, en opinión del industrial germano, continuará la tendencia positiva general, estriba precisamente en el hecho de que no se presenta tanta concentración como en otros sectores de la economía mundial. “A diferencia de lo que sucede con la industria automovilística o la del aluminio –en las cuales los cinco principales consorcios controlan 50 por ciento del mercado global-, los líderes metalúrgicos apenas captan 20 por ciento”, afirmó Dieter Ameling.

Demandas salariales

En Alemania, el sector del acero podría enfrentarse el año que viene a otro problema cuando se venza el contrato colectivo de trabajo de la industria metalmetalúrgica y electrónica. El sindicato IG Metall anunció ya que solicitará un aumento del orden del ocho por ciento para los 3,2 millones de trabajadores del sector.

Las primeras rondas de negociaciones se producirán a finales del mes de enero en Baja Sajonia, Bremen y Renania del Norte-Westfalia, uno de los bastiones históricos del acero en Alemania.

DW recomienda