1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

1,4 millones de personas en marcha independentista catalana

La movilización es una muestra de fuerza de la opción secesionista, que es criticada transversalmente desde Madrid.

“Vía Libre a la República Catalana” se llamó la movilización convocada este viernes (11.09.2015) en Cataluña, para conmemorar la fiesta nacional de la región, la Diada, así como dar una señal de la fuerza que ha adquirido el independentismo. En la movilización estuvieron presentes representantes de las candidaturas de Junts pel Sí (Juntos por el sí) y la CUP (izquierda independentista), que plantean los citados comicios como un plebiscito de carácter secesionista.

De acuerdo con cifras entregadas por la policía en Barcelona, un millón 400 mil personas se reunieron en la marcha, mientras que las autoridades del gobierno en Madrid entregaron un número bastante menor. Para ellos, entre 520.000 y 550.000 personas se congregaron en distintas ciudades catalanas. Desde 2012, la Diada está marcada por multitudinarias manifestaciones secesionistas y 2015 no fue la excepción.

La marcha de este viernes coincidió con el comienzo de la campaña para las elecciones del próximo 27 de septiembre, lo que ha sido criticado por los opositores a la independencia, que consideran esto como una movida electoralista. Sin embargo, el presidente del gobierno autónomo catalán, Artur Mas, no acudió a la manifestación, aunque después de ésta tenía previsto recibir en la sede de la Generalitat a una delegación de los organizadores.

“No pedimos la luna”

“No estamos pidiendo la luna. Hay mucha gente en Cataluña a favor de este proceso, que quiere cambiar el ‘status quo'”, dijo Mas horas antes del inicio de la manifestación en una rueda de prensa dirigida a medios internacionales. El gobierno Mariano Rajoy, contrario al plan independentista de Artur Mas, acusó al jefe del Ejecutivo catalán de convertir la Diada de este año “en un acto electoral” y de utilizar “lo que es de todos” en beneficio “de los intereses de unos pocos”, en palabras de la número dos del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría.

También expresaron su oposición a la opción independentista desde el PSOE, cuyo líder, Pedro Sánchez, pidió a los catalanes aprovechar la elección para sacar a Mas del poder, y desde el movimiento Ciudadanos. La marcha independentista transcurrió en un ambiente festivo y reivindicativo. Los participantes formaron un mosaico de colores a lo largo de más de cinco kilómetros en la avenida Meridiana de Barcelona, una de las principales arterias de la capital catalana, situada en el noreste de España.

La de este viernes es la cuarta gran movilización promovida por la Asamblea Nacional catalana (ANC), después de la multitudinaria manifestación de 2012 por el centro de Barcelona, la cadena humana que cruzó Cataluña de norte a sur en 2013 y la concentración que se extendió en forma de V por la Gran Vía y la Diagonal en la capital catalana en 2014.

DZC (EFE, dpa, Reuters, AFP)

DW recomienda