1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

14 de julio: brillo para Sarkozy

La toma de la Bastilla se celebra esta vez por todo lo alto. Los mandatarios que acudieron al bautizo de la Unión para el Mediterráneo se quedaron a los festejos. Sin duda, un buen momento para el presidente galo.

default

París de fiesta

Con un gran desfile militar abierto, por primera vez, por cascos azules de Naciones Unidas, con 100 aviones de combate por los cielos de París, fuegos artificiales y una gran fiesta popular, Francia celebra el aniversario de la toma de la Bastilla, el símbolo de la Revolución Francesa y la piedra angular de la república. Estos pomposos festejos tienen en esta edición 2008 una luz especial: el presidente francés, Nicolás Sarkozy, va logrando sacar brillo a su imagen en la escena europea e internacional Lo ratifica la presencia de unos 36 jefes de Estado y de Gobierno en París; muchos de ellos habían asistido al bautizo de la Unión para el Mediterráneo y se quedaron a los festejos.

Figuras luminosas

La firma del acuerdo que pretende aportar al desarrollo y la paz a ambas orillas del Mediterráneo ha sido muy bien recibida; los medios, en general, alaban la gestión de París. Su “jugada diplomática maestra”, como titula el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, le ha conferido a un Nicolás Sarkozy poco popular en su propia tierra, casi de la mañana a la noche el rol de pacificador en Cercano Oriente. Presidente semestral de la Unión Europea, revitalizador del desfalleciente Proceso de Barcelona, mediador en la liberación de los rehenes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia… Nicolás Sarkozy descuella en el paisaje político internacional.

Por otro lado, el interregno de espera por las elecciones presidenciales en los Estados Unidos da espacio para esta nueva imagen del presidente Sarkozy. La misma canciler germana, estrella de la política internacional en el primer semestre de este año, ha tenido que asistir a tanta gloria desde la segunda fila.

Fotos y medallas

Lo cierto es que en la tribuna de honor de la Plaza de la Concordía se encontraron unos 36 jefes de Estado y de Gobierno; y aunque, según informan agencias, el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el jefe de Estado sirio –aún en pie de guerra- se han evitado, esta gran foto de familia es un hito. En la gala de la noche anterior, el propio presidente Sarkozy se encargó de recordar que en la Cumbre de 1995 –cuando se puso con el Proceso de Barcelona la piedra angular de esta unión euromediterránea- los mandatarios del mundo árabe brillaron por su ausencia; fueron representados por sus ministros. El haber sentado a una misma mesa a los líderes europeos, al primer ministro de Israel y a los mandatarios de la ribera sur del Mediterráneo hace “de la lista de invitados un sinónimo de un triunfo diplomático”, recalca el Frankfurter Allgemeine Zeitung.

El conceder la orden de la Legión de Honor a Ingrid Betancour -a 12 días de su sonado rescate a manos del gobierno colombiano justo el día de las fiestas nacionales- es otra buena jugada de Sarkozy. Habiendo perdido la oportunidad de anotarse el tanto de ser el protagonista de la liberación de la rehén más famosa del mundo actualmente, Sarkozy concede la afamada condecoración a esta ciudadana medio francesa por “méritos exhibidos”.

Siga leyendo: celebración con pocos bemoles

DW recomienda