1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Último día de la gira papal por EE. UU.

En Filadelfia, el papa Francisco se reunió con víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes, visitó la cárcel de Curran-Fromhold y se encontró con obispos antes de clausurar el Encuentro Mundial de las Familias.

Este domingo (27.9.2015) en Filadelfia, el papa Francisco se reunió con varias víctimas de abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia católica, habló ante los presos de la cárcel de Curran-Fromhold y se encontró con los obispos que participan en el VIII Encuentro Mundial de las Familias.

El pontífice argentino se dirigirá a sus seguidores en una misa que se celebrará a las 16:00, hora local (20:00 GMT), en la gran avenida B. Franklin Parkway de Filadelfia. Con esa ceremonia quedará clausurado ese evento, instituido por el papa Juan Pablo II (1978-2005) y organizado por el Pontificio Consejo para la Familia.

En una visita a la prisión Curran-Fromhold, cerca de Filadelfia, el Papa lamentó la existencia de sistemas penitenciarios que no ayudan a la reinserción de sus ocupantes. En dicha cárcel se dirigió a unos 80 presos. Después saludó a un grupo de presidiarios, a los que entregó un rosario y una estampa con su imagen.

El papa Francisco durante su visita a la prisión Curran-Fromhold, cerca de Filadelfia.

El papa Francisco durante su visita a la prisión Curran-Fromhold, cerca de Filadelfia.

Acto de contrición, en nombre de la Iglesia

Al reunirse con un grupo de personas que, siendo niños, fueron víctimas de abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia católica, el Papa dijo lamentar “profundamente” que algunos obispos no cumplieran con su responsabilidad de proteger a los menores. “Es muy inquietante saber que en algunos casos incluso los obispos eran ellos mismos los abusadores”, subrayó Francisco. “Lamento profundamente las veces en que ustedes o sus familias denunciaron abusos pero no fueron escuchados o creídos”, agregó, asegurando que todos los responsables de esos crímenes “rendirán cuentas”.

El Papa ya se había encontrado cara a cara con víctimas de abusos sexuales en Roma, pero esta es la primera vez que lo hace durante un periplo por el extranjero. De las ciudades visitadas por Francisco en su gira de seis días por Estados Unidos, Filadelfia ha sido la más conmovida por los abusos sexuales de sacerdotes. No obstante, el acento de su visita a Washington, Nueva York y Filadelfia ha sido puesto en el tema de la inmigración. Francisco le ha pedido a los estadounidenses que superen su hostilidad hacia los recién llegados y se ha dirigido en español a una multitud de católicos de origen latinoamericano.

Jorge Mario Bergoglio en el seminario de San Carlos Borromeo de Filadelfia.

Jorge Mario Bergoglio en el seminario de San Carlos Borromeo de Filadelfia.

Duras palabras contra el consumismo

En su cita con los obispos en el seminario de San Carlos Borromeo, donde también se había reunido con varias víctimas de abusos sexuales, el argentino Jorge Mario Bergoglio criticó el consumismo de un mundo que se ha convertido “en un gran shopping center”.

“No hay un vínculo personal, una relación de vecindad. La cultura actual parece estimular a las personas a entrar en la dinámica de no ligarse a nada ni a nadie (...) Lo importante hoy lo determina el consumo. Consumir relaciones, consumir amistades, consumir religiones, consumir, consumir...”, lamentó el jesuita argentino.

“Me animo a decir que una de las principales pobrezas o raíces de tantas situaciones contemporáneas está en la soledad radical a la que se ven sometidas tantas personas. Corriendo detrás de un like, corriendo detrás de aumentar el número de followers en cualquiera de las redes sociales”, agregó Francisco.

Tópico controvertido: el matrimonio

El papa Francisco habló con su franqueza habitual con obispos estadounidenses, sosteniendo que el matrimonio cristiano ya ni coincide ni se sostiene con la institución civil, admitiendo que este alejamiento tiene consecuencias culturales, sociales y jurídicas. Pero indicó que los cristianos no pueden ser "inmunes" a "los
cambios de su tiempo y en este mundo concreto, con sus múltiples problemáticas y posibilidades, es donde deben vivir, creer y anunciar". Ante miembros del clero, Bergoglio apeló a no olvidar "la transformación del contexto histórico".

El pontífice hizo alusión a la institución del matrimonio pocos días de que se celebre –desde el 4 de octubre en el Vaticano– el Sínodo sobre la Familia, en el que se abordarán, entre otras cuestiones, el trato a los divorciados y a las familias con miembros homosexuales en la Iglesia. Y las palabras del papa se producen además después de las recientes modificaciones legislativas en varios países que han reconocido la legalidad de las uniones entre personas del mismo sexo y las han equiparado jurídicamente con los matrimonios tradicionales.

El Papa hizo referencia a quienes dicen que "todo pasado fue mejor", o que "el mundo es un desastre y, si esto sigue así, ¿no sabemos a dónde vamos a parar?”. Bergoglio arrancó las risas de los obispos congregados en el seminario san Carlos Borromeo de Filadelfia al decir: “Esto me suena a un tango argentino”.

Fin de la gira estadounidense

El pontífice clausurará el VIII Encuentro Mundial de las Familias con una multitudinaria misa antes de regresar a Roma. El Encuentro Mundial de las Familias de Filadelfia fue el principal motivo de su viaje a Estados Unidos. Tras la misa, el papa se dirigirá al aeropuerto de Filadelfia, desde donde partirá a las 20:00 hora local (00:00 GMT) hacia Roma, donde el avión papal tiene previsto aterrizar a las 10:00 hora local del lunes (08:00 GMT).

ERC ( dpa / EFE / Reuters )