Últimas encuestas dan mínima ventaja al No en Escocia | Europa | DW | 17.09.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Últimas encuestas dan mínima ventaja al No en Escocia

En la víspera del referéndum sobre la independencia de Escocia, la más reciente encuesta del Instituto Opinium para el periódico Daily Telegraph daba este miércoles (17.09.2014) una mayoría mínima al No a la separación, con un 52 por ciento, frente al 48 por ciento a favor de la independencia. Las cifras coinciden con otro sondeo del Instituto ICM para el diario The Scotsman, aunque en ambos casos no se tiene en cuenta la cifra de indecisos. Si se los considera, las cifras son de un 45 por ciento en contra de la independencia y un 41 por ciento a favor. Un 14 por ciento de los ciudadanos no sabe aún qué votará.

En caso de que este jueves más de la mitad de los escoceses se pronuncie a favor de separarse de Reino Unido después de más de 300 años, el país se convertiría en independiente en marzo de 2016. El primer ministro británico, David Cameron, hizo una intensa campaña estos días a favor de la unión y prometió en una carta abierta darle amplia autonomía al gobierno escocés.

Si los escoceses votan en contra de una independencia total, Escocia podrá decidir de forma autónoma sobre sus gastos de salud, indicaron el conservador Cameron, el líder de la oposición laborista, Ed Miliband, y el viceprimer ministro Nick Clegg (liberal demócrata) en el texto, titulado “The Vow” (la promesa) que fue publicado por el diario escocés de masas Daily Record el martes. Sin embargo, la carta no da detalles concretos.

La iniciativa es polémica y desde hace semanas varios legisladores de otras regiones británicas como Gales o del norte de Inglaterra advierten que no se deberían seguir haciendo promesas a Escocia sin que las demás regiones también obtengan los mismos derechos. Reino Unido no cuenta con una organización federal clara de su territorio. En el Parlamento nacional de Westminster se da una situación particular, ya que los representantes escoceses pueden votar sobre leyes que afectan sólo a Inglaterra, pero algunos de los asuntos que atañen sólo a Escocia son decididos en su parlamento en Edimburgo. (dpa)