1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Última oportunidad para el Monumento a la Unidad de Alemania

La Comisión de Presupuestos detuvo la construcción del Monumento a la Reunificación alemana. Ahora, sorprendentemente, se anuncia que sí se construirá. Hubiera sido más sincero que lo olvidaran, opina Gero Schließ.

Modelo del Monumento a la Unidad alemana en discución

Modelo del Monumento a la Unidad alemana en discución

Los parlamentarios que resucitaron con su voto el controvertido proyecto de construir un Monumento a la Unidad, parecen haber ignorado los problemas previos. En todo caso, esta es una respuesta tardía a la decisión de la Comisión de Presupuesto de abril de 2016, de detener el proyecto debido a que los costos se salieron de control. Un hecho que no generó mayor atención en Alemania.

Tanto más sorprende ahora la rápida aprobación del proyecto de marras, gracias a que el presidente del Parlamento abogó ante la Asamblea General por su construcción.

Un balancín como el centro de las burlas

Con dicho monumento, representado en un balancín, y a construirse frente al Palacio de Berlín en reconstrucción, se quería expresar la alegría y el agradecimiento por la reunificación de Alemania, como una victoria de la libertad.

El problema es que las dudas persisten sobre el modelo presentado por la coreógrafa Sasha Walz y el grupo de arquitectos Mila y Socios, así los líderes de los partidos de la coalición de Gobierno quieran ignorarlas.

Las "dudas” de entonces, y de ahora, son, ante todo, de carácter estético: el balancín con sus 50 metros de largo, accesible al público, es excesivamente intelectual e indeciso. Se trata de una obra concebida como un gran parque infantil de la democracia, que desde 2009 nunca ha logrado convencer. Además de esto, el problema de los extremos sobrecostos no ha sido solucionado. Y ni hablar de las colonias de murciélagos urbanos que, debido a las medidas de protección, han hecho retrasar la planificación.

Nadie necesita un Monumento a la Unidad

Y lo más importante: nadie ha extrañado que no haya un Monumento a la Unidad. Una idea que siempre ha sonado artificial y que nunca logró cautivar a la ciudadanía. Mientras en Francia o Estados Unidos esto sería  impensable, los alemanes todavía tienen una relación conflictiva con su historia, incluso si se trata de la feliz reunificación. Los responsables no han sido capaces de llevar la idea al debate público.

Inútil búsqueda de una alternativa

La ministra encargada de la Cultura, Monika Grütters, llegó a proponer la Puerta de Brandenburgo como monumento sustituto, probablemente, esperando en que con ello el proyecto quedara enterrado, de una vez por todas. Justamente sepultar este plan sería lo más cuerdo y honesto que se puede hacer en la actualidad. Pero los líderes de la Gran Coalición del gobierno alemán querían cerrar este flanco y demostrar su poder ante las dudas expresadas por el Comité de Presupuesto.

¿Entrega de la obra al año treinta de la reunificación?

Si el Parlamento toma la decisión y proporciona el dinero, la construcción podría estar lista justo treinta años después del día de la reunificación alemana.

Los partidarios de la idea debieran aprovechar aún la oportunidad para debatirla con los alemanes. El tiempo dirá si la gente acepta la idea de construir una balanza como símbolo de la reunificación, a pesar de que Alemania se ha transformado. 

DW recomienda