Ética y negocios en la industria petrolera | Economía | DW | 02.03.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Ética y negocios en la industria petrolera

¿Qué tan seriamente es tomada la lucha contra la corrupción en la industria que explota yacimientos de petróleo y gas en todo el mundo? Dos ONGs dieron respuesta a la pregunta en un estudio publicado este 1° de marzo.

default

La información más confidencial: las transacciones económicas de las empresas con los Gobiernos.

¿Qué tan seriamente es tomada la lucha contra la corrupción en las empresas que explotan yacimientos de petróleo y gas en el mundo entero? La respuesta a esta pregunta fue ofrecida por Transparency International y el Revenue Watch Institute este martes (1.3.2011), cuando publicaron su más reciente estudio en Internet. Según estas organizaciones no gubernamentales, aunque hay mayor conciencia que hace dos años acerca de la corrupción en el seno de esta industria, sus empresarios siguen teniendo un montón de tareas pendientes para resolver el problema.

La corrupción tiene muchas caras; de ahí que sea tan difícil dividir a las compañías del sector energético en “buenas” y “villanas”. En otras palabras, quien espere que el análisis de Transparency International y el Revenue Watch Institute presente un ranking en el que se jerarquice a los consorcios del gas y el petróleo de acuerdo a sus niveles de solvencia ética se sentirá defraudado por los resultados del estudio.

Criterios para medir la transparencia empresarial

Las empresas aludidas en el reporte fueron estudiadas en función de tres criterios: qué información general suministraron sobre los programas para luchar contra la corrupción, cuán transparentes son sus respectivas estructuras empresariales y qué tan abiertamente presentan sus relaciones de negocios en países determinados. Y el gerente de la sección alemana de Transparency International, Christian Humborg, resumió los resultados de la pesquisa señalando que ninguna de las 44 compañías sometidas a prueba sobresalió por sus calificaciones.

Logo Transparency International Bosnien-Herzegowina

Ninguna de las compañías analizadas brilló por su transparencia.

Lo primero que las empresas tienden a proteger como información confidencial es precisamente lo que mayor relevancia política tiene para la opinión pública: las transacciones económicas entre los consorcios y los Gobiernos. Eso es lo que quieren saber los pobladores de la mayoría de los países pobres, pero ricos en materias primas. “El hecho de que estemos tan mal informados en relación con este aspecto nos vuelve suspicaces, aún cuando hay unas cuantas excepciones”, comenta Humborg.

Cada octava compañía carece de programas anti-corrupción

“Nosotros estamos convencidos de que la publicación de esas cifras es una condición imprescindible para poder emprender acciones concretas en contra de la corrupción. Es probable que, por sí sola, la transparencia no baste para ponerle coto a los hechos de corrupción, pero ella es una premisa importante”, agrega. En lo que a la transparencia de sus negocios con instancias gubernamentales se refiere, el consorcio noruego Statoil –que explota petróleo y gas en Escandinavia y Europa Oriental– parece ser un ejemplo a seguir.

Chinesisches Erdgas

Es difícil dividir a las compañías del sector energético en “buenas” y “villanas”.

British Petroleum (BP), Exxon Mobil y Royal Dutch Shell tendieron más bien hacia el otro extremo de esta categoría junto a cinco empresas –entre ellas Petro China– que se abstuvieron por completo de suministrar información sobre los pagos que hacen a los Gobiernos. Cada octava compañía carece por completo de programas anti-corrupción o se rehusó a ofrecer información al respecto.

Firma india tiene la estructura empresarial más transparente

Gazprom, el consorcio más grande de este sector a escala internacional, es una de las ocho compañías que se negaron a revelar sus relaciones mercantiles con las instancias gubernamentales, aunque se mostró dispuesta a suministrar información sobre su estructura empresarial y, desde esa perspectiva, no quedó mal parada en el estudio.

“A mí parece digno de mención el hecho de que sea una compañía india la que demostró tener la estructura empresarial más transparente”, explica Humborg, arrojando luz sobre una tendencia interesante.

Logo Gazprom

Gazprom prefiere guardar en secreto sus negocios con las instancias gubernamentales.

“Y digo que es digno de mención porque usualmente se tiene la impresión de que los procesos se desenvuelven de manera transparente en Europa y Estados Unidos, y de manera oscura en el resto del mundo. Esta percepción blanquinegra de las cosas es completamente falsa de acuerdo a nuestras estadísticas”, agrega el gerente alemán de Transparency International.

Cotizar en la bolsa, un buen indicio

Otro hallazgo del estudio apunta a que las compañías que cotizan en las bolsas de valores suelen ser más transparentes que las que no lo hacen. A Humborg no le sorprende esta tendencia: “Después de todo, para que las inversiones tengan lugar es importante saber qué riesgos entraña una acción, con qué países está comprometida una empresa, en qué forma está comprometida y con qué consecuencias se debe contar si tienen lugar cambios en esos países”.

La ética y los negocios no parecen estar tan disociados como se cree. “Nosotros esperamos que los analistas de mercado y los inversores descubran y se interesen por el tema de la transparencia en el sector energético y de materias primas porque, naturalmente, ese interés ejercerá mucha mayor presión sobre las empresas y sus conductas”, dice Humborg.

Autor: Marcel Fürstenau / Evan Romero-Castillo
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda