1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

"Éramos 950 personas en el barco"

Un superviviente de la tragedia, originario de Bangladesh, relató a medios italianos que había casi un millar de personas en la embarcación, incluidos 40 o 50 niños y unas 200 mujeres.

Un hombre que sobrevivió al naufragio del barco de migrantes la noche del sábado en el mar Mediterráneo aseguró hoy (19.04.2015) que unas 950 personas viajaban a bordo de la embarcación, hundida a unos 130 kilómetros de las costas de Libia. "Éramos 950 personas a bordo, entre ellos unos 40 o 50 niños y unas 200 mujeres", relató el superviviente, procedente de Bangladesh. Hasta ahora los migrantes desaparecidos se cifraban en 700.

El hombre dijo que muchas personas estaban encerradas en el sector de carga. "Los contrabandistas de personas cerraron las puertas y evitaron que salieran", aseguró el hombre, que fue trasladado a un centro hospitalario de Sicilia. Según este testimonio, el barco partió de un puerto situado a 50 kilómetros de Trípoli con dirección a Italia, pero durante la travesía los traficantes obligaron a algunos de ellos a permanecer encerrados en los niveles más bajos de la embarcación.

El suceso ocurrió durante la noche, según contó otro de los supervivientes, cuyo relato explicó hoy la portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas (ACNUR) en Italia, Carlotta Sami. Este rescatado dijo que los Guardacostas italianos recibieron una llamada de socorro en la que les avisaron de que el barco en el que viajaban se encontraba en situación de peligro. Según este otro testimonio, a bordo iban 700 personas.

Solo 28 supervivientes

Al encontrarse lejos del lugar, los Guardacostas pidieron al barco mercante portugués "King Jacob", que navegaba en las cercanías, que se desviara hasta el lugar del suceso. Pero cuando este buque se aproximaba a la embarcación, los inmigrantes "se colocaron todos en el mismo lado de la nave y provocaron su hundimiento", según ACNUR. El barco portugués comenzó entonces las labores de rescate, mientras se desplazaban al lugar unidades de la Guardia Costera italiana, la Guardia de Finanza y la Marina Militar y de la Armada de Malta, pues el suceso se produjo en aguas cercanas a la isla, pero solo pudieron salvar a 28 personas.

Esta nueva tragedia en las aguas del Mediterráneo ha provocado reacciones de todas partes de Europa. El premier griego, Tsipras, instó a celebrar una cumbre europea de urgencia sobre el tema, tal y como propuso el primer ministro italiano, Matteo Renzi. El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, quiso mostrar su solidaridad con Italia. "Los europeos nos jugamos nuestro crédito si no somos capaces de evitar estas dramáticas situaciones", dijo Rajoy. Matteo Renzi, lamentó hoy la situación de abandono en la que se encuentra Italia y condenó que frente a estas tragedias "no haya un sentimiento de cercanía y solidaridad" por parte de la Unión Europea (UE). Por su parte, el papa Francisco pidió a la comunidad internacional que "actúe con decisión y prontitud" para evitar más tragedias en el Mediterráneo.

MS (dpa/efe)