Ébola y experimento chino: “¡No debería permitirse!” | Ciencia y Ecología | DW | 25.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Ébola y experimento chino: “¡No debería permitirse!”

Especialista en medicina tropical critica a empresa farmacéutica china, que habría repartido miles de dosis del medicamento JK-05 para combatir el ébola sin publicar datos sobre su efectividad.

Deutsche Welle: Sr. Schmidt-Chanasit, ¿cómo calificaría el medicamento JK-05 procedente de China para combatir el ébola?

Jonas Schmidt-Chanasit: Es difícil de decir. No tenemos datos y únicamente sabemos lo que hemos leído en la prensa y en los comunicados de China. No hay nada en las publicaciones científicas internacionales disponibles que demuestre que fueron examinadas. Por lo tanto, todos los datos que tenemos hasta ahora son muy cuestionables.

Sin embargo, tampoco se puede descartar que sea un medicamento efectivo. Solo que mientras no tengamos datos a nuestra disposición, no se puede valorar. En el pasado, China no destacó por su investigación en torno al ébola. Los expertos están en Estados Unidos, Canadá y Europa y al no tener experiencia en la investigación del virus, es cuestionable que ese medicamento se haya probado adecuadamente para poder ser administrado a seres humanos. Hay que tener mucho cuidado. Por ejemplo, no creo que China haya realizado grandes experimentos con monos, una fase muy importante para probar la efectividad y los efectos secundarios.

También se dijo que se enviaron varios miles de dosis de este medicamento experimental a la región…

Jonas Schmidt-Chanasit, experto en enfermedades tropicales.

Jonas Schmidt-Chanasit, experto en enfermedades tropicales.

¡Eso sería muy criticable! Simplemente, no se deberían repartir pastillas así como así. Solo se debería hacer de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. A no ser que solo las quieran para su personal, para una urgencia. Lo que no se puede hacer es administrar el medicamento directamente a personas en Guinea, Sierra Leona o Liberia. Hay que rechazarlo porque no tenemos datos para aprobarlo.

¿De qué datos habla?

Primero tendríamos que tener los datos necesarios de experimentos con animales, como sucede con cualquier otro preparado como el Favipiravir o el T-705, que incluso ya ha pasado a la fase clínica. En el caso del JK-05 hay un gran vacío. No sabemos nada sobre ese medicamento y por eso debería estar prohibido administrarlo en humanos

¿Es verdad que no hay datos públicos sobre este medicamento chino?

¡Exactamente! Este medicamento se desarrolló con el Ejército chino y no hay datos disponibles o que estén disponibles en bases de datos científicas, donde se pueda consultar como fue probado. ¿Fue en un cultivo de células? ¿Se infectó a un mono y se le trató con este medicamento? ¿Con ratones? No sabemos nada.

El JK-05 es un auténtico medicamento experimental del que no sabemos nada y éticamente no se debería permitir su uso con humanos. Fue prácticamente un desarrollo secreto del que no se sabía nada hasta que los chinos dijeron “lo hemos desarrollado con el Ejército”. Temas como éste tienen que ser publicados en revistas científicas y ser puestos a disposición de la ciencia para ser valorados. Por eso, no es conveniente administrar este medicamento en África occidental.

Jonas Schmidt-Chanasit dirige el departamento de diagnóstico vírico del Instituto Bernhard Nocht de medicina tropical de Hamburgo. La entrevista fue realizada por Gudrun Heise.

DW recomienda