1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

África pone acentos: rechaza nueva asociación económica con UE

La mayoría de los líderes africanos rechazaron los nuevos pactos comerciales exigidos por la UE, paralizando los esfuerzos por una nueva asociación económica entre la UE y África.

default

La triste vecindad de dos continentes.

El presidente de Senegal, Abdoulaye Wade, descartó la presión ejercida por Bruselas para imponer nuevos acuerdos comerciales desde el 31 de diciembre, cuando termina una exención temporal de la Organización Mundial del Comercio sobre los pactos preferenciales.

La UE busca reemplazar antiguos pactos comerciales con los llamados Acuerdos de Asociación Económica (EPA, por su sigla en inglés) o acuerdos temporales, criticados por líderes africanos y también por organizaciones que luchan contra la pobreza debido a que no protegen a los agricultores africanos pobres ni a su frágil industria.

EU-Afrika Gipfel in Lissabon, Portugal Abdoulaye Wade Senegal

Abdoulaye Wade defiende los intereses africanos.

En la jornada final del encuentro entre África y la Unión Europea, en Lisboa, el presidente de Senegal indicó estar de acuerdo con el espíritu de crear una nueva relación con Europa, pero recalcó que se debe definir cómo es esa relación. Agregó que "está claro que África rechaza los EPA".

Aunque una decena de países africanos han acordado pactos comerciales interinos con la UE, la mayoría de los líderes del continente africano indicaron que necesitan más tiempo, para preparar a sus débiles economías y sociedades para el impacto que producirá el final de los acuerdos comerciales preferenciales.

UE quiere dejar paternalismos postcoloniales

Presionada por el creciente papel de China en África, Europa espera revitalizar el comercio con el continente africano. Los dos continentes cercanos geográficamente pero a años luz en desarrollo mantuvieron su primera cumbre en siete años con la esperanza de crear beneficios comerciales mutuos y mejorar la cooperación en inmigración y mantenimiento de la paz.

Sin embargo, quienes luchan contra la pobreza señalaron que los acuerdos comerciales dañarían a las pobres economías africanas.

Según un portavoz de la UE, los ministros de Relaciones Exteriores se reunirán el lunes para discutir si elevar o no los aranceles sobre los países africanos que rechazaron los pactos.

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, señaló que Europa debe ser consciente de que el porvenir de su riqueza y el equilibrio internacional dependerán del futuro de África.

La UE se comprometió a trabajar en pie de igualdad con los africanos, para mejorar su futuro y no simplemente a ejercer caridad interesada con el continente pobre.

Pacto euro-africano

EU-Afrika Gipfel in Lissabon, Portugal Angela Merkel und Jose Luis Rodriguez Zapatero

Angela Merkel y José Luis Rodriguez Zapatero.

A la II cumbre entre ambos continentes desde 2000 asistieron 26 de los 27 jefes de Estado o Gobierno de la UE y 53 de sus homólogos africanos.

El líder libio, Muammar el Gaddafi, habló sobre el problema de la fuerte inmigración africana en Europa y reclamó que la UE ponga a disposición 1.000 millones de euros para ayudar a resolver los problemas que plantea la inmigración, sobre todo proveniente del África subsahariana.

Por su parte el presidente del Gobierno español propuso en el encuentro un pacto basado en tres ejes: la escolarización, el fomento del empleo para los jóvenes y la generación de infraestructuras que dinamicen el tejido social y económico de los países africanos.

Generando desarrollo en los países africanos se pretende evitar que miles de ciudadanos de ese continente tengan que arriesgar sus vidas para llegar a territorio europeo.

Otro de los puntos que persigue el gran 'pacto euro-africano' en materia de inmigración propuesto por Zapatero pretende evitar la constante 'fuga de cerebros' africanos en dirección principalmente a la UE y a Estados Unidos.

Entre las prioridades del plan de acción propuesto por Madrid figura también la 'lucha implacable' contra la inmigración ilegal, que afecta con especial fuerza a las costas de las islas Canarias (España), Malta o el sur de Italia, y el combate frontal contra la xenofobia y el racismo en aquellos países de la UE con gran presencia de inmigrantes.

Mugabe: persona non grata

Por otro lado, el primer ministro portugués y presidente en ejercicio de la UE, José Sócrates, aseguró que los derechos humanos suponen un valor universal que es preciso consolidar y mantener.

En ese sentido, se refirió a la polémica presencia en la cumbre del dictador de Zimbabwe, Robert Mugabe, que motivó la ausencia voluntaria en Lisboa del primer ministro británico, Gordon Brown.

La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró que Mugabe “daña la imagen de África” en el exterior.

Kombo Robert Mugabe in Lusaka, Sambia, am 16. Aug 2007. Bundeskanzlerin Angela Merkel hat den simbabwischen Praesidenten Robert Mugabe auf dem EU-Afrika-Gipfel in Lissabon scharf kritisiert.

Mugabe debe partir.

“La situación actual de Zimbabwe daña la imagen del resto de África. Por ello, tenemos que aprovechar la oportunidad aquí, en este marco para poner todos nuestros esfuerzos en común con el fin de reforzar la democracia en Zimbabwe”, subrayó Merkel.

“La situación de Zimbabwe nos afecta a todos, tanto a Europa como a África”, destacó Merkel.

A pesar de que había expectación por saber si Mugabe respondería a la dura intervención de Merkel, éste optó por el silencio, según informó el primer ministro de Irlanda, Bertie Ahern.

Triste vecindad

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, el portugués José Manuel Durao Barroso, aseguró que es necesario establecer sobre todo una relación humana entre la UE y África.

“Tenemos que construir una alianza que trascienda el nivel político o diplomático. Nuestra relación con África es una verdadera prioridad que debe movilizar nuestras sociedades, especialmente nuestra juventud, que no acepta la injusticia que ha castigado tanto a África ni tampoco desea una relación desigual entre África y Europa”, subrayó.

“Durante cerca de cinco siglos, la relación entre Europa y África no ha sido feliz. Es preciso corregir esta injusticia histórica... se necesita una nueva relación”, aseguró en su intervención el presidente de Ghana, John Kufuor, en su función de presidente de turno de la Unión Africana (UA).

DW recomienda